Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso
027_Ventanas_alecarbajal.jpg


Nuevas ventanas

El 28 de noviembre de 2016 se inauguraron dos ventanas arqueológicas en la calle República de Argentina entre Justo Sierra y San Ildefonso. Una ventana de tres y otra de ocho metros de largo, ambas alargadas, alineadas con el sentido de la calle.

A través de gruesos vidrios muestran vestigios de un edificio o basamento cercano al Templo Mayor, en su costado norte, dentro del recinto sagrado. Se le calcula una longitud de cuarenta metros de norte a sur. Atraviesa la calle de Argentina y entra por debajo de los edificios virreinales aledaños, por lo que se desconoce su ancho. Su frente mira hacia el oeste, al igual que el Templo Mayor, y muestra de ese lado una escalinata de tres punto cuarenta metros de ancho con todo y las «rampas» lisas a los costados de ellas, a las que los arquitectos conocen como alfardas.

 Los arqueólogos aún desconocen la función del templo y a qué deidad pertenecía, aunque notaron una peculiaridad: lajas incrustadas salientes, que sobresalen del muro de piedra volcánica.

Dentro de las vitrinas se encuentra un tubo de barro que atraviesa los restos del templo, se trata de un drenaje de tiempos de Porfirio Díaz. Las ventanas, a diferencia de las ventanas del atrio de Catedral, se equiparon con deshumidificadores para regular la humedad.

Las construcciones recientes en el Centro se han impuesto a las virreinales, como en su momento éstas cubrieron bajo sus pies de piedra a los templos prehispánicos.Casi cinco siglos después, los templos indígenas han comenzado a asomarse entre el asfalto; a través de huecos que el destino ha abierto aparecen restos de lo que fuera el área ceremonial de la capital de los mexicas.